miércoles, 17 de agosto de 2011

Marzocchi Marathon SL 2004: La vieja guardia

Hola a todos,

Hace mucho tiempo que no ponía alguna entrada en el blog. Falta de cosas interesantes que contar y sobre todo, falta de tiempo, que ha habido mucho movimiento, sobre todo habitacional últimamente.

A nivel deportivo, de momento esta siendo un año tranquilo. No he participado en ninguna marcha (excepto en una no competitiva en Villaviciosa de Odón) y tampoco he realizado grandes rutas dignas de mención. Lo bueno viene a partir de Septiembre, con la pedales de Occitania, la Sierra Norte y si sale alguna cosilla más, como parece una nueva edición de los 88 de Mammoth.

Total, que para no seguir sin contar nada que no sea mi infructuosa lucha con los kilos de más y la falta de fuerza galopante en mis piernas, que me regalan sensación maderosa horrible cada vez que afronto un puerto de entidad, quería hacer una entrada referente a material, eso si un tanto viejuno.

Como es tradición, después de un año de uso (unos 4.500 km) los retenes de mi Fox F100 han vuelto a morir. Son ya los segundos. Como ya no tiene garantía, he decidido ponerle unos Enduro Seals a ver si aguantan un poco más. El caso es que según desmontaba la pinza del freno me encuentro con una sorpresa: horror, se me ha pasado la rosca de uno de los tornillos que enganchan botella y pinza. Lo más curioso es que no es nuevo, ya me pasó algo similar hace un año justo con el otro tornillo de esa misma horquilla, por lo que sospecho que habrán tenido algún problema de alineación ambos dos (tan inútil no soy como para pasar dos tornillos y no me ha pasado nada similar nunca). Total, que toca roscar el agujero y meterle un helicoil, como un casquillo roscado, otra vez.

Como la operación tiene su complicación y más en agosto, tengo que desempolvar a una vieja conocida, a la protagonista de este post: Mi vieja y venerable Marzocchi Marathon SL 2004.

Muchas veces los ciclistas crean un vínculo especial con las máquinas que les acompañan kilómetros y kilómetros, horas y horas, sufrimiento tras sufrimiento…pues en mi caso, este vínculo lo tengo con esta horquilla, que lo único que me ha dado son alegrías a lo largo de todos sus años de servicio, que ya son unos cuantos…y los que le quedan.


La adquirí en la primavera de 2005. Por aquellos tiempos, yo vivía por Alemania y me había metido de lleno en el mundo del MTB, una auténtica fiebre o enfermedad, depende como se miré. Por aquel entonces tenía una básica Rock Shox Judy SL en mi Merida, una horquilla sencilla, cómoda pero que pesaba como un muerto, no tenía regulaciones, flexaba como un spaghetti cocido en cuanto el terreno se endurecía y que cuando había que meterse “a saco” por trialeras, acababa por sufrir bastante.

Así que decido gastarme un buen dinero para mejorar esta pieza. Me decanto por Marzocchi, que por aquel entonces tenía las mejores horquillas del mercado. Sus Bomber, tanto las series MX Comp y Pro como las Marathon eran referencia en cuanto a comportamiento y fiabilidad en el mercado. Estaba predestinado a una MX Comp ETA, pero al final, encontré en una tienda online un resto de la Marathon SL 2004 por 390€ y me fui a por ella.

Curiosamente, al principio torcí un poco el morro por su comportamiento. Un tanto seca, no acababa de encontrarme cómodo con ella. Y como era una horquilla más complicada, tenía multitud de ajustes que dominar. Era (y es) una horquilla de aire clásica, es decir, que tarda en comenzar a actuar y que en el final del recorrido, es mucho más progresiva que una de muelles, tendiendo a endurecer los últimos centímetros de uso. Además, las Marzocchi tienden a necesitar algo de periodo de rodaje, ya que los retenes y juntas internas, más “duros” que los de otras marcas, tardan algo más en ir finos completamente. Y para acabar, para ajustar el aire tenía que usar un adaptador, quitar varias roscar algunas con tornillo…vamos, bastante pesado.

Recuerdo irme en las rutas con la bomba de la horquilla, probar, meter aire, quitar…meter en una cámara, meter en la otra… Algunos vecinos miraban extrañados al chico ese de acento raro que hacía un tramo en bici, se paraba, se ponía a dar aire a la horquilla, volvía a dar pedales, juraba en arameo, volvía a dar aire…y así unos cuantos días. Me costó pero con el tiempo fui capaz de dejarla como yo quería

Recuerdo como en las primeras rutas aluciné con la rigidez que tenía y como se comportaba cuando la cosa se empezaba a poner seria, había baches, raíces, piedras, troncos, cortados…parecía que cuanto más bache había, mejor funcionaba

Fue una época preciosa con la bici. Estaba en otro país, todo era nuevo, cada día aprendía algo más, ya fuera técnica, ya fueran rutas, caminos…aprendí a mirar el tiempo cada día, a interpretar lo que veía en las revistas o Internet, a buscar información, analizarla y filtrarla, a ver que las rutas en grupo son divertidísimas…muchas cosas y en todas tenía esta magnífica horquilla a mi lado, fiel compañera de viaje, que pegaba mi rueda delantera al suelo y que me permitía atreverme a algunas cosas que dos años antes me hubieran parecido una locura.

Con ella también me inicie en las Marathones en MTB…Biebergrund Bike Marathon 2005, en aquel año su segunda edición y ya van por la 8ª…aún recuerdo ese día y por supuesto al chico que me acompañaba, Jens Novak, que hace tres años murió atropellado por un coche. Y con ella también hice mi primera carrera de 24h…en la que empezamos un equipo de 6 y acabamos dos a la mañana siguiente, completamente fundidos.
No todo fueron altas pulsaciones, también fue cuando me empecé a meter rutas de verdad, empecé a darme cuenta de lo que era eso del desnivel acumulado y que por montaña, 5 km nunca son igual a 5 km, que depende mucho de las piedras que tengas debajo, de si ha llovido o no y como se empine el suelo.

Así fue pasando el tiempo, hasta que volví a dar con mis huesos por España. Bueno, en realidad hubo un año de transición, donde estaba viviendo un poco a caballo entre ambos países. Así que hacía fines de 2006 empecé a darle menos uso a mi material “alemán”, aunque todos los meses rendía visita al país de la salchicha y lógicamente, sacaba a pasear mi Merida y con ella mi querida Marzocchi.

A mitad de 2007 definitivamente me “asiento” en España. En Mayo de 2008 recojo todo lo que me quedaba por allí, incluyendo por supuesto mi bici, que llevaba medio año durmiendo el sueño de los justos. La bici, como tal, tenía días contados. Acababa de adquirir una flamante Giant XTC 0, equipada hasta los dientes y por lo tanto, mi vieja Merida con 5 años a sus espaldas, era carne del mercado de segunda mano. El cuadro se lo cedí a mi hermano para que lo usase por ciudad, ruedas, cambios y frenos los vendí, el sillín y los pedales los reutilice en la XTC …quedaba mi horquilla, mi querida Marzocchi…

Me planteé venderla. Tenía ya 10.000 km a en sus retenes y botellas, un buen montón de marcas del uso, arañazos y no dejaba de ser un modelo de hace 4 años, es decir, muy desvalorizado. Pensé lo que podía sacar por ella ¿100 euros? ¿Merecía la pena? Después de darle muchas vueltas, pensé que mejor que no, la tenía mucho cariño y aún podría servirme como horquilla de reserva. Al final, estos cacharros acaban visitando bastante a menudo los talleres y así que casi mejor tener algo solvente en la recámara.

Así que en eso se ha convertido, en una reserva de lujo. Entre unas cosas y otras, como horquilla de sustitución para mis dos bicis y para las del resto de la familia, a lo tonto se ha debido hacer otros 2.000 km. Y siempre ha estado allí, funcionando sin inmutarse, como el primer día o mejor, pasando kilómetros, baches, rutas y demás.

Cuando la monté de nuevo este verano en mi Giant XTC y la iba ajustando me seguía sorprendiendo. En un año desde la última vez que la utilicé, prácticamente no había perdido una gota de aire. Los retenes, como nuevos, ni un asomo de pérdida de aceite y además, mostrando una buena lubricación de las barras. El cartucho de control externo de rebote con 5 posiciones incluyendo una de lock down (la horquilla se queda hundida y reducido su recorrido a la mitad, aunque casi no amortigua nada) perfecto.


Cuando me metí por un camino de cantos rodados para probar que tal iba, no pude evitar una sonrisa al ver que cuantos más pedruscos haya, mejor parece funcionar, como pasaba sin inmutarse un par de trialeras por la zona de Pedrezuela. Fue una sensación curiosa salir a la sierra de Guadarrama y tenerla otra vez en mi bicicleta, en cierta manera, un nexo de unión entre mis dos vidas como ciclista, por la tierra de los teutones y por nuestra piel de toro.

Lógicamente está un punto por debajo en rigidez comparándola con las horquillas más modernas y es menos sensible que la Fox F100 o la RS Revelation que tengo habitualmente en mis dos bicis. Pero es fiable y esa sensación de que no me ha dejado nunca en la estacada hace, aunque parezca una estupidez, que de alguna forma me sienta muy unido a ella.

Me estoy pensando llevarla en mi próximo viaje a los pirineos. Probablemente tenga ya mi Fox disponible. Sin embargo, inconscientemente quiero darle un “premio”, que disfrute otra vez de puro MTB y poder rodar una vez más con ella, como en los viejos tiempos, como cuando era un “niño” en esto de la bicicleta.

13 comentarios:

  1. Uf, hace que no me subo en una bicicleta... soy bastante temeraria, así que intento evitarlo, ja, ja.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, es cuestión de no hacer mucho el loco jejeje, pero con la bici uno se lo pasa muy bien!
    Un saludo y gracias por pasar!

    ResponderEliminar
  3. Y qué vas a hacer en los Pirineos con una bici... Cuenta, cuenta...

    ResponderEliminar
  4. Un poco de cicloturismo, la pedals de Occitania, estilo pedals de foc pero más senderil jejejeje Eso si, con transporte de equipaje y alojamientos incluidos, que quiero disfrutar de la bici por allí.

    Eso si, la hago en 5 días, que quiero disfrutar y son parte de mis vacaciones. La verdad que me engancho mucho el año pasado la Pedales de Leon y este año quería hacer algo similar, pero en los Pirineos.

    Por lo visto, existe la posibilidad de juntarla con la Pedals de Foc y te haces los dos viajes seguidos, haciendo como 450 km y 12.000 metros de acumulado. Vamos, algo que tu te puedes hacer en un par de Días y que en general se hace en 7 (4 para la pedals de Occitania + 3 para la pedals de Foc) jajajaja

    ¿Has visto que vuelven los 88, esta vez por San Martín de Valdeiglesias? Si fuera tu me apuntaba con Tony, yo casi seguro que vaya con mi hermano, compañero de fatigas en estos saros!
    Un abrazo!
    Bruna

    ResponderEliminar
  5. Ufff, pues que envidia me das, de la Pedals de Occitania habla muy bien la gente, más bonita que la Pedals de Foc, en fin, muy buena opción la tuya, de tranqui y a disfrutarla de verdad, como debe ser...

    Si lo de los 88 ya me lo dijo Tony y él mismo me propuso que la hiciéramos juntos así que así será, haber quien peta a quién, jajaja

    Un abrazo Bruna. Nos vemos!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues nada, ya escribiré por aquí que tal esta el tema
    Menuda pareja para los 88! Como para seguiros la rueda. A ver si por lo menos nos vemos en la meta jejeje
    Un abrazo y nos vemos!

    ResponderEliminar
  7. Yo tambien tengo una MZ SL de 2004. ¿Por casualidad no sabras cuanto aceite entra en cada botella?

    Gracias

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que nunca le he cambiado el aceite, pero he buscado en la página de marzocchi y allí las tienes. TE paso el link

    http://www.marzocchi.com/Template/contenuto.asp?LN=UK&idC=1713&IdFolder=777

    ELige año y horquilla!
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Sé que ha pasado un huevo de tiempo pero tenía que decirlo;los que llevamos unos años en esto del mtb sabemos lo que era marzocchi, lo más robusto del mercado; yo tuve dos la primera mx comp coil del 2003 y ningún fallo, la segunda una mx pro de 120 mm esta otra también sin fallos pero ya se notaba la deslocalización de marzocchi (mientras las antiguas llevaban sistema ssv y ssvf estas otras llevaban un sistema mucho mas sencillo rv) y el hidráulico no iba igual, después vinieron los cartuchos constantemente petados en las 55, 66 etc (siii no es leyenda urbana, los cartuchos eran suntour) y se siguió en esa línea hasta la práctica muerte de una marca legendaria. Curiosamente la sección de motos sigue muy fuerte y se sigue fabricando en bologna,¿ tendrá algo que ver? la respuesta creo que es evidente. jejejje muy buena la calavera de misfits

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que es una pena lo de esta marca.
      Aparte de esta, cuando me monté la doble en 2008, le metí una MXPro ETA...total, que me pasó dos veces, que en la pata de la izquierda, donde iba el control de ETA, se reventó por arriba soltando aceite a saco...le tuve que hacer una ñapa con una brida y cleenex, para que no goteara al disco
      Me costó que lo arreglaran y la acabé vendiendo...
      Con lo buenas que eran, la cagada con la producción en China fue importante. Otras marcas no sufrieron tanto, como RS pero desde luego estos la cagaron pero bien

      Si ves a uno con un maillot con esa calavera, seguramente sea yo o mi hermano jajajaj

      Eliminar
  10. Hola Burna. Mirando por la red manuales de Mz mx comp, he topado con tu blog, y me he leido este articulo sobre tu marzocchi. Espero que te vaya todo bien con tu familia, que hace muuuucho que ya no te veo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Edu. ¿qué tal va todo?
      Pues al final la Marzocchi se marcó la pedales de occitania enterita y la hizo como una campeona. Últimamente la tengo sin uso, pero me da igual, en el trastero no molesta y por allí anda

      POr lo demás bien, aunque ando con poco tiempo para bicis y deporte...pero bueno, ahora toca dedicarse a los críos a tope, cuando crezcan ya habrá tiempo para otras cosas jejeje

      Por cierto, que lo mismo tengo unas instrucciones de una MX Comp 2006...que compré en su momento, tuvo un problema y me la cambiaron por una pro...y creo que las instrucciones se quedaron en casa. Si quieres echo un ojo y te digo por el FB ;)

      Eliminar
  11. te lo agradezco, era para un colega, ya lo he pillado yo or internet. Era para una mx comp 2004. bueno, disfruta de tus nuevos hobbies, jejeje

    ResponderEliminar

Hola,
En cuanto podamos leemos tu mensaje y lo publicamos en el blog
Saludos,